$400,00

4 cuotas sin interés de $100,00
15% de descuento pagando con Efectivo Ver medios de pago
Descripción

Forma: Planta perenne. Forma rizomas delgados muy ramificados, con raíces adventicias. El tallo es erecto, dándole porte erguido, y de él brotan hojas opuestas en verticilos. Las hojas tienen apariencia filamentosa (parecen abanicos) y un atractivo color verde. El ápice del tallo presenta un penacho formado por hojas en crecimiento y expansión. En estado salvaje, los tallos emergen y se producen delicadas flores blancas hermafroditas.

 

Tamaño: Supera los 40 cm. de altura, por lo cual no se la recomienda para acuarios pequeños.

 

Forma de propagación: Por esquejes resultantes de la poda de la parte superior de la planta y brotes laterales. Siempre dejar al menos dos nudos por esqueje, y una distancia de 1-2 cm entre tallo y tallo para evitar la competencia por luz.

 

Necesidades lumínicas: Muy exigente. Se recomienda aproximadamente 1 Watt por litro de agua para que la planta pueda desarrollarse y crecer correctamente, con una distancia internodal pequeña. Cuando la potencia es menor, o la calidad de luz es inadecuada, los tallos se alargarán dando a la planta un aspecto lánguido y pobre, ya que las hojas expandidas serán pocas y muy espaciadas entre sí.

  

Necesidades de mantenimiento: Debe tenerse especial cuidado en la selección del sitio donde se plantará C. caroliniana, evitando plantas de rápido crecimiento en la proximidad que puedan quitarle luz durante el enraizamiento. No obstante, con condiciones adecuadas, esta planta tiene un crecimiento muy rápido. Cuando la planta llegue a la parte superior del acuario se recomienda podarla, siempre entre dos nudos, obteniéndose esquejes aptos para replantar. 

 

Temperatura: 18-26 ºC

 

Condiciones del agua:  Prefiere aguas blandas y ligeramente ácidas (pH 6-7). Requiere cambios de agua semanales, abonado y aporte de CO2 (óptimo 15 mg/litro). Planta muy oxigenadora, adecuada para eliminar compuestos nitrogenados del acuario.

 

Tipo de sustrato: Necesitan un sustrato nutritivo para tener un buen crecimiento, especialmente rico en hierro ya que son propensas a sufrir deficiencia de este elemento.

 

Zona del acuario: Se lucen mejor en grupo. Pueden ubicarse en el sector medio-posterior del acuario.

 

Dificultad: Recomendada sólo para acuarios donde puedan satisfacerse completamente sus requerimientos. Preferentemente para acuaristas avanzados o con algo de experiencia en mantenimiento de plantas acuáticas.