$2.000,00

3 cuotas sin interés de $666,67
15% de descuento pagando con Efectivo Ver medios de pago
Descripción

Acuario:

Mínimo 200 litros para un grupo formado por un macho y dos o tres hembras. Si se quiere mantener con otros mbunas el tanque deberá ser mayor. El sustrato puede ser de arena o grava fina y se le puede añadir coral triturado o aragonita, que tienden a disolverse más fácilmente que las sales, para ayudar a elevar la dureza y el PH. Hay que tener muy en cuenta que con ese PH alto la toxicidad del amoniaco es mucho mayor y por lo tanto la filtración ha de ser muy eficiente y los cambios de agua han de ser generosos y regulares.

La sal a veces se usa como agente amortiguador para aumentar la dureza de carbonatos del agua. Este cíclido tiene cierta tolerancia a la sal, por lo que se puede mantener en condiciones de agua ligeramente salobre. Sin embargo, no es adecuado para un tanque de agua salada. Puede tolerar una salinidad de aproximadamente el 10% de un tanque de agua salada normal, con una gravedad específica de menos de 1.0002.

En el apartado decoración deberemos invertir suficiente tiempo para formar estructuras con rocas que formen recovecos y escondites imitando su hábitat natural. Se trata de un pez al que le gusta escavar en el sustrato con lo que las rocas deben estar apoyadas en la urna para evitar en la medida de lo posible que éstas se puedan derrumbar debido a el comportamiento de estos animales. Disponer las rocas de manera que formen "territorios" ayudará a aliviar la tensión entre ellos ya que se trata de una especie territorial y agresiva como veremos más adelante. También es importante dejar una zona de nado libre debido a su gran tamaño, que sin duda agradecerán.

En cuanto a la iluminación, no ha de ser demasiado potente, ya que al no haber plantas no es necesario.

Se puede alentar el crecimiento de algas, sobre todo sobre las rocas ya que es una parte importante en la dieta de estos animales.

Alimentación:

Omnívoro.

En la naturaleza se alimenta principalmente de algas, pero también ingiere plancton y aufwuchs, que contienen pequeños organismos bentónicos que incluyen crustáceos, invertebrados y algo de zooplancton.

En el acuario aceptarán alimento vivo o congelado como ArtemiaDahpnia, larva roja o Mysis. También escamas de alta calidad, gránulos, espirulina y otros alimentos comerciales específicos para cíclidos omnívoros. Su dieta se puede complementar con alimentos vegetales como espinaca, calabacín, alga nori o guisante. No debe alimentarse con carnes rojas ya que pueden dañar su sistema digestivo por un exceso de proteínas, provocando una enfermedad conocida como "hinchazón de Malawi" a la que esta especie es propensa.

Siempre es mejor alimentarlos en pequeñas cantidades varias veces al día en lugar de proporcionarles una gran cantidad una sola vez. Esto es especialmente importante en este tipo de acuarios debido a su alto PH y la mayor toxicidad del amoniaco que producen los desechos orgánicos. Como siempre, una dieta lo más variada posible hará que nuestros peces luzcan más sanos, coloridos y con un comportamiento más natural.

Comportamiento:

Territorial y agresivo. Se trata de uno de los mbunas más agresivos que hay, sobre todo con los miembros de su misma especie. Si juntamos dos machos en el mismo tanque se pelearán, llegando incluso a matarse entre ellos a no ser que estén en un acuario muy grande, con muchos recovecos y territorios diferenciados. Si no se tienen los medios necesarios, lo más adecuado es mantener un macho junto a dos o tres hembras en un tanque específico. 

Si se quiere mantener con otras especies, éstas deberán ser otros mbunas de tamaño y carácter similar. Se deben evitar otras especies que se parezcan a ellos en el patrón de color y también especies pacificas de cíclidos. Un acuario grande, con varios territorios delimitados y bien poblado con otras especies hará que la agresividad intraespecífica se diluya y se puedan mantener más de un macho de esta especie con un mínimo de garantías.

Aun no siendo una especie bentopelágica propiamente dicha, en su hábitat natural vive en zonas relativamente profundas, y ocupará la zona media y baja del acuario.

Se trata de una especie no apta para acuaristas sin experiencia, sino más bien para personas con un nivel medio o experimentado. Como hemos visto, es un cíclido agresivo no apto un acuario comunitario al uso.

No se puede mantener con otros peces que no sean cíclidos. Si queremos mantenerlos debemos estar dispuestos a proporcionarles un entorno adecuado (tamaño, rocas, PH y dureza); realizar cambios de agua frecuentes y proporcionarles compañeros adecuados.
Reproducción:

Ovíparo e incubador bucal materno.

Se ha conseguido reproducir en un tanque con otras especies, pero debido a su agresividad si queremos tener mayor éxito lo ideal es un tanque especifico. Debido al alto precio de los ejemplares adultos en los comercios lo mejor es empezar por un grupo de 6 u 8 ejemplares jóvenes.

Un tanque de un tamaño adecuado sería 120×40cm, y debe configurarse como se sugirió anteriormente, asegurándose de proporcionar algunas áreas abiertas de arena y superficies rocosas planas para que actúen como posibles sitios de desove. El PH debe estar alrededor de 8.0-8.5 y la temperatura entre 21 y 26°C. Durante unos días, alimentaremos a los peces con una buena dieta de alimento vivo, congelado y seco.

El macho formará un territorio que contiene una superficie rocosa plana o simplemente un área del sustrato en la que excava un pozo. Se mostrará alrededor de la zona, mostrando un color más intenso, e intentará atraer a las hembras para que se apareen con él. Puede ser bastante agresivo en sus búsquedas y es recomendable mantener un pequeño harén por cada macho para así disipar la agresividad de estos. A veces puede morder a la hembra en la boca con sus dientes bicúspides, pero solo a modo de sujeción, sin llegar a dañarla.