$200,00

4 cuotas sin interés de $50,00
15% de descuento pagando con Efectivo Ver medios de pago
Descripción

Distribución: Ríos, arroyos y lagos de México meriodional, Belice, norte de Honduras y Guatemala. Actualmente por acción del hombre se encuentra en muchos países. Se trata de un pez muy adaptable que ha sido introducido en ecosistemas diferentes al suyo.

 

Forma: Cuerpo alargado y fino. Su aleta caudal se elonga más allá de su cuerpo formando una cola en forma de espada.

 

Coloración: Los Xiphos salvajes tienen una coloración verdosa. Los Xiphos de criadero adquieren una gran variedad de coloraciones producto de la acción del hombre en su cría selectiva.

 

Tamaño: Los machos de Xiphophorus helleri llegan a alcanzar tallas de hasta 10 cm. Las hembras son más grandes que los machos, pudiendo alcanzar hasta los 15cm. Es difícil ver ejemplares que presenten su talla máxima, pero con una adecuada alimentación y el espacio adecuado alcanzarán este tamaño.

 

Dimorfismo sexual: El macho de Xipho posee un gonopodio (órgano reproductor) similar al de otros ovovivíparos como el Guppy o el Platy. Además, el macho en muchos casos posee la espada inferior que sólo se desarrolla en ellos y que da origen a su nombre común. La hembra posee una aleta ventral estirada y no forma un conducto como el macho.

 

Esperanza de vida: Los Xiphophorus helleri tienen una esperanza de vida de aproximadamente 3 años. Como siempre, hay ejemplares más o menos longevos. Esto dependerá de la calidad de vida que reciba por parte del acuarista y de la genética del propio ejemplar.

 

Parámetros del agua: Este es un pez que necesita agua dura y alcalina.

 

pH: X. helleri soporta valores desde pH 6 a pH 8. Sin embargo, es aconsejable que esté siempre por encima de pH 7; el valor óptimo, y que se recomienda para su mantenimiento, es de pH = 7,3.

 

gH: El Xipho necesita de aguas duras. Debemos brindarle un agua que se mantenga entre 12ºd y 20ºd para su correcto desarrollo.

 

Temperatura: Se adaptan bien a la temperatura, toleran un rango que puede ir desde los 22ºC hasta los 28ºC. Al igual que con el pH y la dureza del agua, el Xipho tiene una temperatura óptima para su desarrollo y su vida. En este caso la temperatura ideal es de 27 ºC. Este factor, durante la gestación de las crías, puede hacer que aparezcan más hembras o más machos entre los alevines.

 

Además, la duración del embarazo varía según la temperatura: cuanto más baja sea, más prolongado será el embarazo. Si el acuario está a 27 ºC, esa será la temperatura idónea para que la hembra tenga una duración correcta de la gestación, un desarrollo adecuado en las crías y una proporción de alevines machos/hembras ideal.

 

Acuario: El Xiphophorus helleri necesita de grandes acuarios para tener una buena calidad de vida. Muchos aficionados mantienen este pez en acuarios de apenas 40 L; sin embargo, nunca deberían mantenerse en acuarios de menos de 80 L y que tengan poca longitud. Este es un pez que gusta de realizar largos nados y por tanto necesita grandes espacios. Debemos pensar que cada pez necesita unos 15 L para él solo y que lo correcto es mantenerlos en una proporción de 1 macho por cada 3 hembras. Con este dato, como mínimo, debemos tener 60 L netos para poder mantener Xiphos y nunca menos de eso, aunque como ya hemos dicho es recomendable empezar a partir de 80 L.

 

Alimentación: Son peces omnívoros. Lo ideal sería alternar una dieta con larvas de mosquito/artemia (vivos o congelados), comida vegetal (alga espirulina o arvejas cocidas y peladas) y las escamas comerciales. Algunos aficionados utilizan polen para la alimentación de los Xiphos, este alimento proporciona una base proteínica muy fuerte. Una alimentación variada nos permitirá tener unos peces sanos.

 

Comportamiento: Es uno de los ovovivíparos más territoriales que se suelen mantener en nuestros acuarios. Cuando en un grupo junto haya dos o más machos, puede darse el caso de que un ejemplar se vuelva el macho dominante, haciendo que otro macho acabe desplazado y no sea capaz de reproducirse con ninguna hembra. Esto hace que debamos proporcionar un buen grupo de hembras para evitar confrontamientos entre ellos. Aunque es un pez territorial es muy pacífico con los demás habitantes del acuario, y normalmente el comportamiento agresivo es intraespecífico. Puede convivir con otros ovovivíparos como Guppies, Endlers, Platies o Mollies.

 

Reproducción: El Xipho es un pez ovovivíparo. En esta especie el macho fecunda a la hembra, quien lleva los huevos dentro de su vientre hasta que eclosionan dentro de ella y, posteriormente, dan a luz a alevines vivos. El macho ocupa casi todo su tiempo a lo largo del día en cortejar a las hembras. Este se pone frente a ellas y comienza a estirar y contraer su cuerpo y sus aletas, y finalmente estira su gonopodio para lanzar una bolsa que contiene su esperma hacia el interior de la hembra. La hembra que lleva los huevos en su interior utiliza el esperma para fecundar sus huevos y comienza la gestación de los nuevos alevines. Durante aproximadamente 4-6 semanas (dependiendo de la temperatura del acuario) la hembra se irá poniendo cada vez más "gordita" debido al crecimiento de sus huevos. Pasado este tiempo los huevos eclosionarán dentro del vientre de la hembra, y ésta parirá a los alevines.

 

Desde el primer segundo de vida los alevines son autosuficientes.

 

Las hembras de Xiphophorus helleri guardan las bolsitas de esperma dentro de su cuerpo para utilizarlas en futuras ocasiones. Dependiendo del tamaño de la hembra pueden utilizar el esperma entre 3 y 6 partos de media, con un máximo de 9 veces. Es un mecanismo de supervivencia y protección de la especie. De este hecho surge el mito de que los xiphos son hermafroditas, puesto que algunas veces una hembra viene de la tienda embarazada y siguen naciendo alevines durante meses.