$450,00

4 cuotas sin interés de $112,50
15% de descuento pagando con Efectivo Ver medios de pago
Descripción

El helecho de Java se puede dividir en tres partes bien diferenciadas, sus hojas, sus raíces y su rizoma.
Lo más llamativo de esta planta son sus hojas, de color verde claro intenso, aunque es posible encontrar ejemplares de tonalidades más oscuras. El color de algunas hojas toma cierto color marrón, cuando la planta está en fase reproductiva, aunque también ocurre que algunas hojas pueden referir manchas marrones, causadas por la necrosis, cuando estas envejecen.
En estos casos, lo mejor es retirar esas hojas que afean la planta, ya que se recupera con facilidad y en breve volverá a echar hojas nuevas, que pueden crecer más altas y con mayor vigor que las anteriores.
La forma más habitual de las hojas es alargado, ancho (hasta 5 centímetros) y plano, con un nervio central muy evidente. Tienen forma de lanza, por eso se dice que tiene hojas lanceoladas.
El helecho de Java posee un rizoma del que brotan las hojas. Este rizoma está compuesto de falsas raíces que actúan como ancla de la planta al sustrato, y de raíces reales.
Aparentemente son iguales, salvo por que las raíces reales poseen tricomas, una vellosidad que recorre las raíces, mientras que las falsas, que tienen como única misión fijar la planta, no poseen esta vellosidad.
Las raíces no tienen la misión de trasportar los nutrientes a las hojas, como sucede en la mayoría de las plantas, su única misión es servir de sujeción a la planta, que absorbe sus nutrientes a través de las hojas.
El tamaño de un ejemplar va desde los 8 centímetros de ancho hasta los 50 centímetros, con una altura que puede llegar a los 35 centímetros.

 

Consejos

La facilidad con la que crece el helecho de Java, hace que sea una planta indicada para cualquier acuarista que comienza.
Quizás la única precaución a tener en cuenta es no cubrir el rizoma por completo, y aunque parezca raro (para aquellos que comienzan), lo mejor es atarlo a una piedra o un tronco y esperar que se adhiera con sus falsas raíces.
Como se trata de una planta de envergadura, con un buen crecimiento vertical, está aconsejada para ponerla en el fondo del acuario.