$2.000,00

4 cuotas sin interés de $500,00
15% de descuento pagando con Efectivo Ver medios de pago
Descripción

 

Origen: Península Ibérica y Marruecos.

Nombre científico: Pleurodeles walt

Tamaño: alcanza unos 20 cm (en la naturaleza llegan hasta los 30 cm).

Características generales: el cuerpo es similar a una salamandra. Su cabeza es grande y achatada, posee pequeñas patas, y una su cola mide aproximadamente lo mismo que el cuerpo. Su piel es de aspecto granular. Este animal no sólo tiene branquias, también posee sacos pulmonares (por lo que pueden respirar fuera del agua sin problemas); de tanto en tanto, asciende a la superficie, toma aire para llenar estos sacos y desciende al fondo suavemente. En la naturaleza viven en aguadas de poca profundidad.

Variedades: se pueden encontrar en colores que varían desde el gris oscuro al gris claro, con manchas más oscuras o marrones. En la panza el color de base suele ser mucho más claro. A lo largo de todo el dorso, se encuentran dos filas de tubérculos, en general de una tonalidad algo amarillenta, aunque no siempre.

CUIDADOS GENERALES

Ambientación:

  El tamaño del acuario para alojar un ejemplar joven debería ser de unos 30x20x20 cm; para un adulto, es recomendable que mínimamente sea de 40x30x20. El material ideal es el vidrio, ya que permite una mayor higiene y una buena visibilidad.

  El agua de estos animales debe estar siempre en impecables condiciones y deberá eliminarse el cloro (al igual que con los peces y todos los anfibios). En cuanto al nivel de agua, aunque son animales que normalmente viven en lagos de poca profundidad, nadan muy bien, por lo que se puede poner agua hasta un 75% del alto de la pecera sin problemas. Se puede decorar con plantas naturales (elodeas, lentejitas), que brindaran al animal un hábitat acorde a su naturaleza. No recomendamos el uso de piedritas de acuario ya que puede ser ingerida y causar obstrucciones. Sí se pueden usar adornos de cerámica, troncos naturales y piedras grandes para decorar el fondo del acuario.

 

Mantenimiento:

   La limpieza del agua es indispensable para estos animales. Debido a que comen y defecan en el agua, ésta se convierte en un “caldo de cultivo” de bacterias que pueden producir enfermedades. Cuanto más limpia esté al agua, menos probabilidades de enfermarse tendrá el animal. Para ello sugerimos en uso de un filtro de acuario. Al limpiar y desinfectar el acuario no se deben usar productos abrasivos y todo debe ser profundamente enjuagado para que no queden restos tóxicos que puedan afectar al animal.

   Hay que tener en cuenta que todos estos anfibios tienen la piel cubierta por secreciones que pueden llegar a causar en el humano grados variables de irritación. Se recomienda lavarse bien las manos luego de manipularlos.

 

Iluminación y Temperatura:

   No necesita ningún tipo de luz especial. Sin embargo, se debe iluminar el terrario para que tengan un adecuado ciclo de luz-oscuridad. Es un animal originario de climas frescos, y tolera perfectamente un acuario sin calefacción. Su temperatura ideal de confort no supera los 21ºC, aunque toleran temperaturas más bajas sin mayores problemas; por el contrario, temperaturas que superen los 24ºC provocan un gran stress en el animal.

 

Alimentación:

   Los tritones son, más que carnívoros, oportunistas a la hora de alimentarse (aceptan una gran variedad de alimentos, vivos o no). Sólo poseen pequeños dientes rudimentarios, por lo que son ¨engullidores¨ más que masticadores; esto implica que el alimento que se le ofrezca debe ser acorde al tamaño de su boca. Se le pueden ofrecer alimento vivo (tubifex, camarones de río, artemia, daphnia, pequeños pececitos), balanceados en pellets (¨TetraPond¨. ¨Tetra Reptomin¨), o pequeños camarones o tubifex disecados.

 

Otros cuidados:

   Estos anfibios están muy ligados al medio acuático, por lo que no es raro encontrarlos flotando en el agua entre la vegetación gran parte del tiempo. Sin embargo, suelen salir a descansar a tierra firme (sobre todo si el clima es húmedo).

 

Otros cuidados:

   Si se desea alojar más de un ejemplar, hay que tener en cuenta que deben ser de similar tamaño, y tener suficiente espacio para esconderse. Si bien no son agresivos, son voraces a la hora de comer, y pueden llegar a ¨morder¨ a un compañero mientras comen.

   En caso de lastimaduras, no hay que desesperar, ya que estos singulares animalitos tienen la capacidad de regenerar incluso hasta un miembro completo (siempre y cuando se mantengan las condiciones de asepsia en el hábitat)