$600,00

4 cuotas sin interés de $150,00
15% de descuento pagando con Efectivo Ver medios de pago
Descripción

Los pequeños peces hacha, Carnigiella strigata (Günther, 1864), hasta los 4 cm, pertenecen a la familia Gasteropelecidae cuya clasificación se encuentra por debajo del orden de los Characiformes al igual que la familia de los Carácidos.

Es una interesante especie para el acuario comunitario porque habita las zonas altas de la columna de agua lo que contribuye al mayor aprovechamiento del espacio disponible sin que compita por el mismo espacio con otras especies.

Observando su morfología es sencillo determinar la zona del agua donde habita. Su perfil dorsal es completamente recto y su aleta dorsal se encuentra muy retrasada junto a la caudal en una pendiente de la espalda que llega al pedúnculo caudal. Esta aleta dorsal tan retrasada le permite nadar prácticamente en superficie sin que su aleta llame la atención de posibles predadores.

La orientación de la boca también es superior por lo que muestra claramente una tendencia a alimentarse directamente en la superficie.

En origen habitan aguas muy dispares, muy ácidas con pH rondando los 5º a aguas neutras. Dureza desde los 4º a los 15º. La temperatura en sus hábitats naturales también es muy cambiante habitando zonas desde los 23º a los 30ºC.

Son peces por lo general que se mantienen estáticos hasta que se lanzan a gran velocidad como si fuesen una flecha. Habitan zonas de aguas lentas tanto en ríos como en lagunas siempre al cobijo de la sombra producida por la vegetación.

Son peces de cardumen que deben ser mantenidos en grupo, no inferior a los 6 u 8 ejemplares. Aceptan todo tipo de alimento en superficie tanto desecada como congelada. Su dieta también incluye cierto aporte vegetal. Aquel alimento que no esté disponible en superficie no será tomado en cuenta y por tanto desperdiciado.

Por su propia naturaleza los peces hacha deben ser mantenidos en acuarios largos sin importar tanto su profundidad. La corriente generada por el filtro no debe ser excesivamente fuerte. El acuario deberá contar con especies de plantas flotantes, aunque sea parcial, lo que le otorgará mucha tranquilidad.

Los parámetros del agua deben ajustarse lo más posible a pH entre 6 y 7 con dureza blanda a media, no superior a los 15º de gH. Temperatura entre los 25 y 28ºC. Es importante los cambios de agua semanales para controlar los niveles de nitrato a los que son sensibles en altas concentraciones.